Bibliotecarios Presos en Cuba

27 diciembre, 2005

Síntesis biográfica de José Miguel Martínez Hernández

Nació el 4 de agosto de 1963 en Quivicán, hijo de Lorenzo Martínez y Amada Eredia Hernández. Creció y se crió en nuestro pueblo (Quivicán), su hogar está ubicado en la calle 30 #1711 e/t 17 y 19. Esposa: Sofia del Carmen García Miranda.

Sus estudios primarios los cursó, primero en la escuela “Celia de Cárdenas” y después en “Rogelio Niz Cerra”. Posteriormente pasó sus estudios de secundaria básica en la escuela “República de Mongolia” de Batabanó. El pre-universitario lo cursó en la escuela de Capdevila conocida como “Los Camilitos”. Al graduarse de bachiller pasa a estudiar a la escuela militar “Antonio Maceo”, ubicada en Ceiba del Agua, allí no termina pues se retira de los estudios militares.

Comienza a trabajar y al mismo tiempo continúa estudiando economía, se gradúa de técnico medio y entre otros lugares trabajó en la empresa estatal “19 de Abril” de nuestra municipalidad.

José Miguel Martínez en el año 1994 se inserta en los grupos de derechos humanos en Cuba y es fundador del Comité Cubano de Opositores Pacíficos de Cuba, en nuestro pueblo, junto a otros valerosos compatriotas. Participa en actividades cívicas y es fundador de la Biblioteca Independiente “Juan Bruno Zayas” en Quivicán.

En el año 2000, pasa a trabajar en el Movimiento 24 de Febrero donde llega a ser vicepresidente de dicho movimiento. Participó activamente en todo el trabajo de las bibliotecas de la parte occidental de Cuba y es un importante gestor en el Proyecto Varela del Movimiento Cristiano Liberación.

Su voluminosa participación en todo tipo de actividad en contra de la tiranía lo hace señalarse para que en la primavera del año 2003, sea desplegado un furioso operativo policiaco alrededor de su casa y en presencia de sus dos hijos se le realiza un registro en su vivienda y es conducido y procesado en las tapiadas celdas de la seguridad del estado “Villa Marista”.

En un juicio sin las más mínimas garantías, Miguelito es sentenciado a 13 años de cárcel. El tribunal a disposición del totalitarismo no podía aceptar que un digno Quivicanero, pensara de forma libre y fuera un fiel defensor de los ideales libertarios y democráticos.

Miguel fue trasladado a la prisión de Camagüey para hacer aun más cruel su sufrimiento. Hoy se encuentra recluido en la prisión de Guanajay. La dignidad, la nobleza y sencillez, su carácter gentil y su espíritu servicial lo hacen ser, para quienes lo hemos conocido, un gran amigo, un gran hermano, un gran patriota.

1 Comments:

Publicar un comentario

<< Home